martes, 15 de septiembre de 2009

LA NIÑA DEL VENTANAL


Delante del ventanal
estaba la triste niña
viendo la lluvia caer;
de sus ojos a la vez
la lluvia también caía.

¿Porqué llorará la niña
con tamaño desespero?
-En mil pedazos se ha roto
el amor que a su vida
llevaba algún consuelo.

De vez en cuando la niña
la mirada levantaba
y miraba hacia las nubes
tan negras como su alma.

Se preguntaba porqué
cuando el agua descargaban
azul el cielo tornaba,
y cuando lloraba ella,
más tristeza y amargura
a su corazón llegaban.

-Quítate del ventanal
hermosa y pálida niña,
que la tarde está muy fría
y te puedes enfermar.
-Estoy mirando a la calle
a ver si quiere el azar
que mi amor por ella pase.
Si me enfermo, no me importa,
si me enfrío, qué más da…!
¿Para qué quiero la vida
si con él no puedo estar?

La primavera llegó
de verde a teñir el campo
y el ventanal no se abre,
¿Qué le pasará a la niña
que no se asoma a la calle?

2 comentarios:

Mjesus dijo...

Siempre son tristes los amores imposibles.
Precioso poema, amiga.
Besos

Guardiana de la Vega dijo...

Pues si, pero a la vez son hermosos. Gracias bonita.